domingo, 13 de septiembre de 2009

La verdad del maletín (o maletines?) argentinos

http://politica.eluniversal.com/2009/09/06/pol_art_chavez-y-kirchner-t_1557780.shtml
Entrevista // Hugo Alconada Mon, periodista diario La Nación
"Chávez y Kirchner trataron de encubrir la trama del maletín"
"Chávez ordenó a Ramírez encargarse de los pagos y a Rangel Silva asumir las operaciones de encubrimiento"

Alconada Mon contabilizó 42 vuelos "raros" con características similares al viaje que realizó Antonini Wilson e incluían a funcionarios venezolanos (Cortesía diario La Nación)
Contenido relacionado

* Los vuelos de la ONU

Hugo Alconada no sabe si su libro "Los Secretos de la Valija", recién aparecido en su país, Argentina, va a circular en Venezuela. La editorial que publica la prolija investigación sobre el caso del maletín con los 800 mil dólares que decomisaron en Buenos Aires, al venezolano Guido Antonini Wilson, aún evalúa la posibilidad y una de las opciones es no hacerlo circular. El libro profundiza en la red de complicidades que fueron tejiendo los gobiernos de Venezuela y Argentina para encubrir una operación que pone de manifiesto, no sólo el apoyo económico del gobierno de Hugo Chávez a la campaña electoral de la actual presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, sino los pormenores de lo que el autor denomina "la petrodiplomacia de Hugo Chávez.

Alconada, Pro Secretario de Redacción del diario La Nación, obtuvo por la serie periodística que llevó el mismo nombre del libro, el premio a la Excelencia Pedro Joaquín Chamorro de la SIP, así como una mención especial de Transparencia Internacional y del Instituto de Prensa y Sociedad.

-¿Hasta qué punto puedes demostrar en tu libro la participación de Cristina Fernández de Kirchner y de Hugo Chávez en el caso del maletín con los 800 mil dólares?

-Debemos separar las aguas. Por el lado de Cristina Kirchner va a ser más difícil porque la operatoria pasó, o por debajo o por el costado de ella. Creo que no tenía nada que ver. Esta historia es de funcionarios de su gobierno y de su marido, Néstor, quien sí participó en el encubrimiento. Por el lado venezolano algo similar ocurre con Chávez. No sé si él estuvo involucrado en la operatoria, pero sí que participó en el encubrimiento.

-¿De qué manera?

-Eso se demuestra en grabaciones, documentos, papeles y hechos ocurridos durante los cuatros meses posteriores al decomiso (de los 800 mil dólares). En ese lapso, Chávez recibió una carta de Antonini y el gobierno venezolano, a partir de esa carta, modificó su proceder.

-¿En qué sentido?

-Acelera los tiempos. La idea era que Antonini se presentara en Buenos Aires y la historia terminara en febrero del 2008. La carta se la envía Antonini a Chávez a través del cónsul venezolano en Miami, quien le garantizó que se la entregaría personalmente al presidente porque era su amigo. Luego, el jefe máximo de la Disip, Henry Rangel Silva, llama a Antonini asegurándole que aceptaban todos sus pedidos, es decir la entrega, en Argentina, de dos millones de dólares y los documentos que lo hacían dueño de la valija. Ahora, yo me pregunto, quién, si no Chávez, puede darle una orden como esa al jefe de la Disip. El socio de Antonini, Franklin Durán, le diría luego que tuviera cuidado porque si se acercaba demasiado al sol se iba a quemar

-Esa es la razón por la cual señalas que Chávez participa en el encubrimiento. Pero, ¿es ese el único hecho que lo involucra?

-Hay otros datos. Grabaciones de personajes quienes señalan cómo Chávez da órdenes a (Rafael) Ramírez, (presidente de Pdvsa, para que se encargue de los pagos, pero advirtiendo que las gestiones de encubrimiento corresponden a Rangel Silva. Distintos personajes, en diversas grabaciones, señalan a Chávez como tomando las decisiones últimas.

-¿Por qué se cae, entonces, el soborno de Antonini y su viaje a la Argentina?

-Porque Antonini se siente entre la espada y la pared. El siente que los norteamericanos pueden caerle en cualquier momento ante la reacción demasiado lenta de los gobiernos venezolano y argentino. Recuerda que Antonini es ciudadano de los EEUU y para ese momento ya había aparecido en todos los medios del continente con la valija y unos dólares que no eran suyos. Sólo que él la reconoció como propia sin haber declarado la cantidad ante las autoridades norteamericanas. De manera que en cualquier momento le podían empezar a exigir explicaciones, además de que la Ley patriota de los EEUU establece que todo dinero no declarado puede ser investigado como lavado de dinero.

-¿Cómo anda el caso en Argentina?

-A pesar de los pedidos de captura de Antonini y de Diego y Daniel Uzcátegui ninguno ha llegado a presentarse ante la justicia argentina. Pero el tribunal sigue buscando información y ya obtuvo copia de las grabaciones y transcripciones del juicio en Miami y eso lo están traduciendo. También Google entregó los e-mails de Victoria Bereziuk, secretaria de Claudio Uberti (hombre de confianza de los Kirchner). Allí se encontraron mensajes de Bereziuk a Daniel Uzcátegui diciéndole que no se preocupe, que no los van a abandonar. Finalmente la semana pasada una funcionaria de Pdvsa en Argentina declaró que Antonini sí estuvo en la Casa Rosada, al contrario de lo que afirma el gobierno argentino. Es decir, el caso sigue abierto y tiene algunos tenues avances. Cuánto va a avanzar es algo que no te puedo decir.

-¿Cómo es posible que estando Kirchner al tanto de los manejos del maletín, su esposa y candidata presidencial no supiera nada?

-Porque siempre ha habido allí una división de tareas. No sé si Kirchenr sabía de la valija en sí. Lo que si tengo claro es lo del encubrimiento. En ocasiones los miembros de un equipo toman decisiones sin que el líder lo sepa, pero los deja avanzar porque tiene confianza en ellos. En este caso y a la luz de otras campañas electorales, Cristina Kirchner se concentra en los discursos, en los actos, en las reuniones protocolares con políticos y académicos, mientras que la gestión concreta pasa a manos de su marido. Más aun, la recaudación de los fondos de la campaña no queda, ni quedaba, en manos de ninguno de los dos Kirchner. Quienes se encargaban de esa actividad eran Julio de Vido, Claudio Uberti y Rodrigo Ulloa. Los Kirchner los dejaban hacer porque tenían confianza en ellos. Pero ignoro, por ejemplo, hasta dónde sabían que Uberti, Ochoa y De Vido pedían dinero a las empresas pesqueras patagónicas.

-¿Quieres decir que estos tres personajes habían participado en campañas anteriores jugando el rol de recaudadores de fondos?

-Absolutamente. El ministro De Vido, Claudio Uberti (pasajero del vuelo del maletín y virtual embajador argentino en Caracas y Rudy Ulloa, ex chofer de Kirchner y hoy empresario multimillonario en la Patagonia, se encargaron de la recaudación de los fondos para las campañas de Néstor Kirchner en los años 2003 y 2005. Y no solamente en esas sino en anteriores campañas.

-¿Tienes indicios sobre contribuciones distintas a la del maletín con los 800 mil dólares por parte del gobierno venezolano?

-Hay 42 vuelos "raros", entre Argentina y Venezuela, que incluyen a funcionarios, con características similares al caso Antonini. Pero no sabemos qué pudo haber pasado. Quizás no hubo nada, quizás sí. Hay, sí, otras sospechas de corrupción entre Argentina y Venezuela. Incluso se sabe de un cable diplomático, despachado por la persona que precedió a Alicia Castro, en la embajada argentina en Caracas, en donde expresa sus problemas con Claudio Uberti, denunciando inconsistencias y faltantes de dinero en un fondo fiduciario bilateral.

-¿Cuál es el status de Vido y Uberti ante la justicia argentina?

-De Vido está siendo investigado. Uberti está fuera del gobierno y se ha señalado falta de méritos, tanto para absolverlo como para acusarlo formalmente de haber cometido un delito.

-En este caso Kirchner es intocable.

-Por ahora sí.

-¿Por razones políticas o porque no hay evidencias?

-Todavía no hay evidencias que lo señalen formalmente como protagonista, responsable de un delito en este caso. Lo que si remarco en el libro es su aparición en reuniones con Claudio Uberti la mañana del decomiso del maletín y luego, antes del lunes, día de la recepción en la Casa Rosada, a la cual asistió Antonini. Pero hoy por hoy nadie lo señala como posible comitente de un delito. Eso, todavía, no.

-¿Qué es de la vida de Guido Antonini?

-Está en los EEUU. Sigue viviendo en su casa del complejo Ocean Club de Key Biscaine. Pero no puede salir de los EEUU. Si pisa un aeropuerto es detenido. Aún mantiene un pedido de captura por parte de Argentina. No sé si Venezuela mantiene su solicitud de captura.

-Si las denuncias contenidas en tu libro están basadas en grabaciones certificadas por el FBI y habiendo Chávez aceptado tácitamente su participación cuando acusó a Antonini de "traidor", ¿no hay posibilidades de que sea sometido a juicio en EEUU?

-No. La justicia de los EEUU primero acusó y luego juzgó a quienes habrían actuado en su territorio como agentes encubiertos. Es decir, por haber intentado servir de emisarios de Venezuela en los EEUU sin registrarse, ni como lobbyistas ni como diplomáticos. Una categoría que no llega a ser acusación de espía, pero que tampoco es una condición de inocencia.

-¿Cuándo aparece el libro en Venezuela?

-No lo sé. Me han dicho, dada la presión que hay en Venezuela por el tema de las editoriales, que Planeta Caracas pidió copias del libro y evalúa varias opciones. Una, si lo compran en Argentina y se encargan de distribuirlo. Dos, si lo imprimen en Venezuela y lo distribuyen. O tres, no toman ninguna de las dos anteriores y no hacen nada.

Roberto Giusti
EL UNIVERSAL