sábado, 5 de julio de 2014

A los exiliados del Regimen militarista CastroChavista. A la juventud que se fué, que se vá o que se irá


La llegada de Chávez al poder Ejecutivo cambió la realidad económica, social y política venezolana deteriorando y haciendo retroceder a la barbarie, el poco avance que la sociedad civil logró en ese pequeño lapso llamado Cuarta República, donde la prevalencia militar logró ser controlada por los  dirigentes civiles.
Con la llegada de Chávez al poder volvió la nefasta influencia que los militares que unidos a una izquierda transnochada entregaron la Soberanía de nuestro país al Régimen Cubano y la consecuencia de ambos en el poder: CORRUPCIÓN, REPRESIÓN, RETROCESO ECONÓMICO, DETERIORO DE SERVICIOS PÚBLICOS y POBREZA. La receta para mantenerse en el poder engañar a los que nada saben, y comprar con un populismo repartidor de migajas, a los que nada tienen.
Todo esto ha traido como consecuencia la pérdida de oportunidades para la juventad que ven como única salida el exilio voluntario ha otros paises donde existe un mayor nivel de civilidad y oportunidades de superación.
A ellos quiero dedicar esta canción del canta-autor chileno Julio Numhauser, de origen judio quien tuvo que emigar de su país con la dictadura de Pinochet. Quiero dedicar esta canción a todos aquellos que desde la llegada del Régimen Castro Chavista a Venezuela han sufrido persecusiones que los han obligado a huir de su patría por la judicialización y penalización del disenso. Y a todos aquellos que han tenido que autoexiliarse en otros países buscando oportunidades de desarrollo y progreso. A los hijos que se nos van, porque por temor no hemos hecho nada por evitar la destrucción de Venezuela.
 NO HAY DICTADURAS BUENAS, SEAN DE DERECHA O DE IZQUIERDA, TODAS OPRIMEN, REPRIMEN, ASESINAN VIOLAN LOS DERECHOS HUMANOS Y ROBAN EL FUTURO DE LOS PUEBLOS. Sean del siglo XX o del Siglo XXI todos los régimenes autocráticos son cleptocráticos y destruyen el progreso socioeconómico de los pueblos. Tanto la Dictadura de Carmona como la de Chávez y Maduro son lo mismo.
Pero aún así, tenemos esperanza que algún día mi país saldrá de esta pesadilla, porque como dice la Canción "TODO CAMBIA", pero para esto es preciso cambiar el temor por valor, la incertidumbre por inteligencia y participar exigiendo una modificación del Sistema Democrático Presidencialista por otro donde los miembros del TRIBUNAL SUPREMO sean elegidos por los abogados de la República, LA DEFENSORIA DEL PUEBLO a través de elecciones, LA CONTRALORIA por un Cuerpo Colegiado de Economistas Contadores y Administradores, y donde los INTEGRANTES DEL CONSEJO NACIONAL ELECTORAL sean elegidos por las Academicos y Universitarios de la República, para transformar este harapo de Democracia en una verdadera Democracia donde los poderes ciudadanos sean designados y respondan a la Sociedad Civil. Donde el Ministerio de Educación Superior sean elegidos por los Profesores de las Universidades Autónomas y el Ministerio de Educación por los Docentes del País. Donde el ministerio de Sanidad sea elegido por los Médicos de la República, donde el Ministerio de Obras Públicas sean elegidos por los Ingenieros de la República. Así y solo así realmente comenzará a existir una verdadera Separación de Poderes.
Es necesario hacer cambiar nuestro país y para cambiarlo es necesario un cambio en la Democracia que quite el poder absolutista los Presidentes y le de poder a la Sociedad Civil para designar a los responsables de ejercer Justicia y de planificar y ejecutar las políticas educativas, sanitarias y económicas del país.
video
 A continuación una breve reseña del cantaautor extraida de Wikipedia
 Julio Numhauser (1940) es un músico, cantante y compositor chileno de origen judío, destacado en la ejecución y composición de música folclórica de Chile, especialmente como fundador del grupo Quilapayún, en el que permaneció hasta 1967. En 1973 la dictadura de Augusto Pinochet lo obligó a exiliarse en Suecia donde permaneció desde entonces. Integró también el dúo Amerindios y el grupo Somos.
Compuso varias canciones destacadas que integran el cancionero folclórico latinoamericano entre las que se destaca «Todo cambia». Ganó la competición folclórica del XIV Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en 1973 con la canción «Mi río», interpretada por Charo Cofré.
En 2000 fue designado por el presidente Ricardo Lagos agregado cultural de la embajada chilena en Suecia.