domingo, 6 de julio de 2008

Salario Mínimo Vs Inflación

Aumento anual del salario mínimo alcanza cada vez menos

El último ajuste de la remuneración básica ascendió a 30% y compite con una inflación acumulada que hasta mayo es de 13,7% (Gustavo Bandres)


Los ajustes de sueldos se desvanecen ante el avance indetenible de la inflación

SUHELIS TEJERO PUNTES

EL UNIVERSAL

Cada año que pasa, el salario mínimo es ajustado por el Ejecutivo en una proporción mayor y aun así resulta insuficiente para mejorar la capacidad adquisitiva de los trabajadores.

En los últimos tres años la remuneración básica ha reducido fuertemente su ritmo de crecimiento en términos reales, aunque nominalmente los aumentos no son menores a 20%.

El avance de los precios al consumidor ha sido protagonista en esta situación, pues el incremento inflacionario le ha jugado una mala pasada a los trabajadores, quienes observan un progresivo revés en su poder de compra.

Los datos suministrados por el Banco Central de Venezuela (BCV), en su Informe Económico 2007, indican que los ajustes reales del salario mínimo están muy por debajo de los aumentos que ordena el Gobierno nacional anualmente.

Es así como mientras que en 2005 el alza decretada fue de 26% (a 405 bolívares fuertes), en términos reales la medida se tradujo en 10,3% de avance para los obreros y empleados que ganan esa remuneración, según el ente emisor.

Para ese período los precios al consumidor crecieron 14,4%, uno de los resultados anuales más bajos que se han registrado durante la administración de Hugo Chávez.

Pero la inflación de los alimentos trepó 20,2% ese período, de acuerdo a las cifras del emisor. Estos bienes son los más adquiridos por los consumidores, por lo tanto sus variaciones afectan con más fuerza la economía del hogar.

Al año siguiente, el BCV relata que el incremento de 26,5% de la remuneración básica (a 512,33 bolívares fuertes) significó que los trabajadores que devengan ese nivel de ingresos en realidad lograron una mejoría de 8,1% en ese año, si se toma en cuenta el impacto inflacionario sobre el salario.

Esta caída estuvo influenciado por un despegue de la inflación que, hasta los momentos no se detiene. El instituto emisor indica que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Caracas se situó en 17%, avance que se comió buena parte de los beneficios de la bonanza petrolera.

Ello sin contar con el incremento indetenible de los precios de los alimentos que ese año registraron una inflación de 26,7%, según aseguran los datos del BCV.

Pero en 2007, aun cuando los resultados oficiales mostraban que paulatinamente la capacidad de compra de los trabajadores que ganan un sueldo mínimo tenía un desempeño cada vez peor, el presidente Chávez decretó un ajuste del salario mínimo menor al ordenado en los períodos anteriores.

Es así como el alza nominal de 20% (a 614,79 bolívares fuertes) que se decidió en 2007 en realidad significó un avance de 2,7% en la capacidad adquisitiva de los trabajadores al finalizar el año pasado.

Ese incremento salarial compitió con una inflación que el año pasado cerró en 22,5%, de acuerdo a los datos que maneja el BCV. Pero además, los datos oficiales indican que los bienes alimentarios subieron en ese período 31,2% y allí radica la principal razón que esgrime el ente emisor para justificar -en su Informe Económico 2007- la caída del poder adquisitivo de las personas que devengan salario mínimo que, según los indicadores oficiales, representan a cerca de 20% de la población ocupada en Venezuela, que está en la parte menos favorecida de la pirámide laboral.

En mayo de este año comenzó a regir un alza del salario mínimo de 30% (a 799,23 bolívares fuertes), y el BCV señala que ya el IPC general hasta mayo alcanzaba a 13,7%, mientras que la inflación de alimentos acumula para los primeros cinco meses del año un alza de 17,4%.

Para los trabajadores del país que ganan más que un salario mínimo tampoco ha habido un resultado positivo. El reporte anual del instituto emisor indica que las remuneraciones de los asalariados sólo crecieron 1,5% al cierre del año pasado, bastante inferior al avance de 5% del año precedente.

Mientras que los ingresos de los trabajadores del sector público se incrementaron en términos reales 3,8% para ese periodo, el instituto emisor resalta que las remuneraciones de los empleados y obreros del sector privado apenas lograron un alza real de 0,5% con respecto al registro de 2006.


Valor de la canasta alimentaria subió 1,8% en el mes de junio


El costo de la canasta básica se incrementó 1,6% entre mayo y el mes pasado

El costo de la canasta alimentaria, que calcula el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), registró un alza de 1,8% en el mes de junio, al situar su valor en 1.298,42 bolívares fuertes en contra de los 1.275,72 bolívares fuertes.

Según el reporte mensual que emite ese organismo, el aumento -de 22,7 bolívares fuertes en un mes- resultó menor al registrado en mayo, cuando el costo de la cesta de alimentos creció 29,55 bolívares fuertes.

No obstante, aunque hubo una desaceleración leve en el crecimiento de los precios, entre junio de 2007 e igual mes de este año se aprecia un repunte de 42,3%, equivalente a un alza de 386,08 bolívares fuertes.

El Cenda destaca en su informe mensual que los aumentos más significativos en junio fueron los de las raíces, tubérculos y otros, con una subida de 5,7%; propiciada por el precio del ocumo (12,5%) y la yuca (8,5%). Otros productos, como las verduras surtidas y el apio, bajaron de precio en -11,5% y -0,6%, respectivamente.

Suben las frutas

Seguidamente se situaron los precios de las frutas y hortalizas, que reportaron un incremento de 3,4%, más que todo por el comportamiento del costo al consumidor de la naranja (69,6%) y el repollo (24,9%). Algunos bienes como el limón y la remolacha bajaron de precio, en -40% y -25,2%, respectivamente.

Idéntico comportamiento registró en junio el renglón de carnes y sus preparados, situación ocasionada por la variación del precio de la carne de cochino (16,8%) y la carne de res molida (14,4%). En este grupo bajaron de precios el hígado de res (-11,9%) y el jamón (-8,2%).

Mientras tanto, en junio las semillas oleaginosas y leguminosas subieron 2,8% a causa del alza del precio de los frijoles (17,7%) y lentejas (10,4%). Bajaron las caraotas negras (-13,4%) y las arvejas (-2,6%).

Canasta básica

Otro cálculo que realiza el Cenda cada mes es el de la canasta básica, que incluye no sólo la variación de los precios de los alimentos, sino también de otros bienes y de los servicios. La misma escaló 1,6% al cierre del mes pasado, lo que coloca su valor en 2.683,21 bolívares fuertes.

La variación anualizada de la canasta básica es de 29,7%, lo que equivale a un incremento de 614,22 bolívares fuertes, según explica el ente independiente.

Entre mayo y junio el reporte explica que los rubros que más subieron fueron salud (3,6%), vestido y calzado (3,4%) y ar- tículos de aseo personal y limpieza (2%).

El Cenda advierte que una familia en la que dos miembros trabajan y devengan salario mínimo sólo se puede cubrir 59,6% del costo de la canasta básica.

stejero@eluniversal.com

No se que estará haciendo el Ex Guerrillero RODRIGUEZ ARAQUE, pero controlando la Inflación NO