sábado, 31 de enero de 2009

Los chavistas saben que NO TIENE PRINCIPIOS

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/16501/disturbios-en-el-aeropuerto-de-tarija-bolivia-antes-de-la-llegada-de-chavez/

UN CHAVISTA DESECCIONADO

¡No me la calo con usted, Presidente! Vive cambiando las señas. Cuando no es una cosa es la otra. ¿Usted es loco o come jabón? Lo digo porque uno lo oye un día, despotricando de Uribe, insultándolo, llamándolo mafioso, indigno, diciendo que Vito Corleone queda como un pollito de verbena frente al presidente colombiano; lo llama cobarde, mentiroso, cizañero y peón del imperio… Y uno, como un pendej… Eeeeh… Bueno, como buen revolucionario y apóstol de sus designios que es, va incubando una arrecherita endógena en contra del colombianito de marras. Pero a usted esa vaina le dura lo que dura un billete de cincuenta en la puerta de un Mercal…

¡Zas! En las primeras de cambio va y abraza al Alvarito, de lo más cariñoso y hasta le pide disculpas; y uno, que ya hasta se ha imaginado ‘con lágrimas en los ojos’ invadiendo Cúcuta desde San Antonio, montado en una pick-up llena de camaradas con piedras y palos, listos para la guerra asimétrica, termina por no saber qué coño hacer en medio de ese coitos interruptus del arrebato suyo. Está bien que uno le siga los pasos a usted; pero una cosa es seguirle los pasos y otra muy distinta es que usted nos cambie la música de la Ópera al Vallenato.

Y no es la primera vez que pasa algo como esto, Presidente. Tanta paja que habló usted de Alan García, lo llamó bandido neoliberal y ladrón de siete suelas, ¿se acuerda? Y yo de idiota ¿qué hice en esa ocasión? En solidaridad revolucionaria con usted, fui y me peleé con una pareja de peruanos que tienen un restaurante en La California. Ahí preparan un chupe buenísimo y yo siempre lo pedía para llevar. A los diítas usted de lo más sonriente, de abrazos y besos con el Alan. Así que ¿quién salió jodido? Pues yo, porque ahora me quedé sin mi chupe.

Lo mismo pasó con la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia, comandante. Usted la echó para atrás y yo, otra vez, me quedé vestido y alborotado. Figúrese que ya tenía en la mira a varios de mis amigos y conocidos para sapearlos por ser escuálidos y contrarrevolucionarios. A un hermano mío lo tenía en la mira por andar diciendo que ojalá nos invadan los marines norteamericanos.

La visita que le hizo al Rey de España ud. lo llamo golpista, coño e madre y después le da un abrazo y para completar su ignorancia El Rey le vuelve a decir que se calle por intermedio de una franela con publicidad.

Dígame la ofensa que le hizo al camarógrafo y después pidiéndole perdón.

Pero usted me lo echó todo a perder… Póngase serio, Presidente, porque si no nuestro eslogan va ser: ¡Patria, freno `e mano y retroceso!


Que dices de esto MICHELL