viernes, 19 de diciembre de 2008

MANIFIESTO A LA DESOBEDIENCIA

Desobedece al Tirano y serás libre

Desobedecer es expulsar la resignación.

Porque:

NO es cierto que las cosas son así y no pueden ser de otra manera.

NO es cierto que la corrupción es inevitable porque “todos roban”.

NO es cierto que la solución de todos los problemas es “el hombre fuerte” (Chávez).

NO es cierto que para gobernar son indispensables los super-poderes, la emergencia económica y la reelección indefinida.

NO es cierto que la obediencia es la única manera de sobrevivir al autoritarismo del Poder.

En este tiempo, tan adverso a la libertad, el artista debe señalar, a través de sus obras, todas las circunstancias en las que la libertad de pensar y elegir estén en peligro. Es decir, debe crear conciencia. Y la manera de hacerlo es reemplazar la pérdida de la dignidad por la indignación.

En la Venezuela de hoy, la única justicia válida es la ira de los justos.

LA ESTÉTICA DE LA DESOBEDIENCIA

El Hombre en llamas
— Arde por el ladrón que le robó su futuro.
— Arde por el mentiroso que lo engañó con sus promesas.
— Arde por el impune que degradó su dignidad.
— Arde por el indiferente que lo abandonó a su destino.
— Arde por el seductor que violó su inocencia.
— Arde por el asesino que mató su esperanza.
— Arde por el corrupto que lo engañó, lo degradó, lo abandonó, lo violó y lo mató.

— ¿A quién quemará cuando sus llamas se extiendan?

La obediencia ciega engendra monstruos.

Toda conciencia comprada es un trofeo de caza.

Desobecer tiene un precio. Nunca tan alto como paga el que obedece.

El Poder quiere que el sometido sea invisible.

El Amo inventa un pasado para hacerle creer al sometido que son lo mismo.

El Poder se suicida cuando llega a la conclusión de que es eterno.

Desequilibrar para equilibrar.

La tragedia del que obedece es confundir la ilusión de la libertad con la libertad real.

Toda negociación es rendición.

La justicia del Poder siempre es ilegal.

Reconstruir y volver a reconstruir.

—-Soy ciega porque
—-no quiero ver la verdad.

—-Soy rica porque
—-vendo mi conciencia.

—-Soy poderosa porque
—-estoy al servicio del Poder.

—-Soy indiferente porque
—-no me importa la víctima.

—-Soy injusta porque
—-condeno al inocente y
—-libero al culpable.

—-No tengo perdón porque
—-de mi boca salió la frase
—-”por algo será”.

—-Soy la Justicia.

Cuando la Constitución es modificada de acuerdo a las necesidades del Poder, estamos ante una dictadura. Diga lo que diga el dictador. RECONÓCELO EL DICTADOR ES CHÁVEZ.

La conciencia del dominado es la espina en la carne del dominador.

Dueños de nadie.

El Poder siempre es nepótico. Su fin último es perpetuarse.

El Poder tiembla ante cada hombre y cada mujer que no tiene precio.

La ley es el certificado de defunción de la justicia.

Nunca y siempre son espejismos del desierto del Poder.

El enemigo nunca deja de serlo.

Nada es irreversible.

El Poder es antropófago: se alimenta de la desesperación del sometido.

En un mundo que camina a tientas en la oscuridad, la poesía, como el sol, está para disipar los terrores nocturnos. Los que viajan del fondo de la historia y los que nos impiden salir a la calle cuando llega la noche.

La poesía, como el sol, está para sostener la esperanza a pesar de que tantos, tantas veces, anunciaron su fin.

No hay que temerle a la omnipotencia del Amo. Esa es la trampa en la que quedará atrapado.

Destruido pero no conquistado. (YO Agrego RCTV NI DESTRUIDO NI CONQUISTADO. Sigamos su ejemplo, tengamos dignidad.)

A los mercaderes del templo, hay que echarlos como fueron echados.

—-Porque tu padre es el olvido
—-y estás muriendo de pena.
—-Porque tu madre es la pobreza
—-y tus hijos mueren de hambre.
—-Porque tu grito es el grito
—-del trabajador desocupado,
—-la mujer violada
—-y el niño abandonado.
—-Porque te lo quitaron todo
—-y siguen quitándote.
—-Porque calmas tu sed
—-bebiéndote las lágrimas.
—-Porque te rompieron los huesos
—-pero no te quebraron el espíritu
.
—-Porque te matan todos los días
—-y sin embargo estás viva.
—-Porque te hicieron
—-el amor sin amor.
—-Por esto te quiero
—-AMERICA LATINA

El Poder es paranoico. Si no existe el enemigo lo inventa para destruirlo. RECONÓCELO EL PARANOICO ES ÉL QUE HABLA DEL IMPERIO.

Las Marchas del Silencio demostraron que se puede derrotar al enemigo usando sus propias armas.

El Poder calla cuando el dominado lo hace callar con sus gritos.

En un país desigual, la educación iguala.

No temerle al naufragio. El que desobedece camina sobre las aguas.

El que desobedece es un animal peligroso porque:

—- - No le teme a la oscuridad
—– Crea conciencia
—- - Siembra en las piedras
—- - Muere por lo que cree
—– Contagia la pasión por la libertad
—– Hace parir a la muerte
—– Se alimenta de sueños
—– Se reproduce en las condiciones sociales más adversas.

Pensar lo impensable.

Cuando el Poder no puede dominar el presente se refugia en el pasado. Falsifica la historia para justificar su fracaso. (Reconócelo, el que falsificó la historia es el que dice que a Bolívar lo mataron.)

El dominado no debe juzgar a su igual por las veces que cae sino por las que se levanta.
Crear otra lógica.

—Me mataron pero sangro.
— Me mataron pero grito.
— Me mataron pero lloro.
— Me mataron pero sufro.
— Me mataron pero vivo
— porque mis hermanos
— sangran, gritan, lloran y
— sufren por mí.
— Lo harán hasta que
— me hagan JUSTICIA.

El término medio es el lugar de la derrota. El dominado sólo puede habitar en los extremos.

El Poder que construye la realidad en base a la corrupción, la extorsión y el abuso, termina destruido por los mismos que corrompió, extorsionó y abusó.

La paciencia se acaba.

El silencio es consentimiento.

Terrorista es aquel que somete a otro.

La batalla por el futuro no se librará en las calles de las ciudades sino en ese lugar intangible que es la conciencia.

Para la víctima perdonar no es una opción.

La mayor perversión del Poder es convertir a los Derechos Humanos en una herramienta política.

Porque obedecí llevo en mi equipaje:

— Los sueños que no soñé.

— Los amores que no viví.

— Las causas que no abracé.

— Las esperanzas que perdí.

— Las búsquedas que abandoné.

— La amistad que no brindé.

— La justicia que no exigí.

— El perdón que no pedí.

— La libertad que no conquisté.

— Todo lo que pude haber sido y no seré.

La única lucha que se pierde es la que no se da.

Para el Poder sólo hay esclavos y enemigos.

El mayor error que puede cometer el que obedece es creer que el Poder no es capaz de… La perversión del Poder no tiene límites.

Ser imprevisible.

Para el dominado la historia tiene una lección: en la sangre derramada de un crucificado se ahogó un Imperio.

El dolor no duele.

Desordenar lo ordenado.

CADA ARMA DESTRUIDA
— es un hijo que no verá
— asesinar a su padre.
— Es un padre que no pagará
— rescate por su hijo.
— Es una mujer que no será violada.
— Es una familia que no será rehén.
— Es una casa que no será robada.
— CADA ARMA DESTRUIDA
— es una victoria de la vida
— sobre la muerte.

La duda es el virus que mata al Poder.

El Poder es el gran ilusionista: crea distintas realidades según su conveniencia.

El que obedece respira, se alimenta, ríe y llora, pero está muerto.

El que manda a latigazos muere a latigazos.

Para el esclavo el ajusticiamiento del Amo es la justicia.

El destino del Amo es ser un paria.

Porque teniendo memoria
— elegí la amnesia.
— Porque siendo testigo
— negué haber estado.
— Porque tendí mi mano
— pero no la abrí.
— Porque prometí
— sabiendo que no cumpliría.
— Porque me negué
— a soñar despierto.
— Porque le tuve miedo
— al miedo.
— Porque conocí el mundo
— para no conocerme.
— Porque no me atreví
— a morir de amor.
— Porque me doblé
— en vez de romperme.
— Soy el Hombre Roto.

Había una vez un emperador que era dueño del cielo y de la tierra. Un día llamó a los siete sabios más sabios de su imperio y les dijo: ”Quiero que resuman toda la sabiduría del mundo en tres palabras“. Los sabios se fueron y volvieron un año después. “Señor -le dijeron-, tenemos toda la sabiduría del mundo en tres palabras”. Incrédulo, el emperador les preguntó cuáles eran. Los sabios le respondieron: Esto también pasará.

Concluyo: El Código de la Desobediencia es el camino a la libertad.

DESOBEDECE Y DI NO A LAS PRETENSIONES DEL DICTADOR.