viernes, 30 de octubre de 2009

DUCHA DE TRES MINUTOS

DUCHA DE TRES MINUTOS

Como dice el Presidente
Osvaldo Machado

Jueves, 29 de octubre de 2009

Dar el ejemplo no es el principal medio de influir en los demás; es el único.

Albert Einstein


Bien predica quien bien vive.

Cuando la zorra predica, no están seguros los pollos.

Miguel de Cervantes


El presidente Chávez declaró que tomaba duchas de tres minutos. Como evento sumamente sorprendente debo destacar que le creo. Más aún, me parece de las pocas cosas sensatas y provechosas que ha tratado de promover en sus 342 interminables programas dominicales. Por otra parte, no me extraña; como hombre entrenado en el Ejército debe tener muchos hábitos de ese tipo. Un amigo argentino me contó que cuando hizo el servicio militar lo enseñaron a bañarse y afeitarse con el agua que cabía en su casco. Quizás el Presidente debió haber dado indicaciones de ese tipo para la gran cantidad de personas que no tienen agua corriente en nuestro país o para quienes la reciben de vez en cuando, como si fuera un amigo muy querido que viene de visita. O para los habitantes del Este de Caracas que no la tendremos ningún fin de semana a partir del 2 de noviembre.

El Presidente respaldó su recomendación sobre las duchas cortas diciendo “Y no quedo hediondo”. Aunque me inclino a aceptar su palabra como buena, dudo muchísimo que, en el caso contrario, alguno de los aduladores de su entorno esté dispuesto a decirle que su higiene resulta menos que adecuada. Hay que considerar que a estas alturas del mandato todavía no le han dicho lo mucho que apesta su gobierno. En todo caso, los casi 500.000 BF anuales que tiene asignados para artículos de tocador deberían enmascarar cualquier detalle menor que el agua no elimine completamente.

Ya que estaba en eso, Chávez hubiera podido iluminarnos con más recomendaciones prácticas sustentadas en casos concretos, mencionando, por ejemplo, cómo en el Metro ahorran electricidad manteniendo fuera de funcionamiento casi todas las escaleras mecánicas y dejando a los vagones y a las estaciones sin aire acondicionado. O lo mucho que ahorramos cada vez que se cortan las llamadas telefónicas. O lo mucho que reduciríamos los costos de nuestros viajes vacacionales llevando sólo a 200 acompañantes en lugar de 250. O cómo consigue manejarse con apenas 350 trajes hechos a la medida en el closet y menos de BF 550.000 al año para comprarse los estrenos. Y gastando míseros 40 o 50 salarios básicos en ropa interior y una cantidad ligeramente menor en zapatos. Todos deberíamos aprender a vivir en las frugales condiciones que debe soportar el Presidente.

También debería el presidente Chávez compartir sus estrategias para tratar de lucir como amante de la paz mientras gasta miles de millones de dólares en armas, le asigna el mayor presupuesto del país al Ministerio la Defensa y crea milicias que no aparecen en ninguna parte de la Constitución. Y para lucir sensible y no discriminador mientras usa el término “retardado mental” como un insulto. Le faltó mostrar una imagen de alguien que sufriera del trastorno para ilustrarlo más claramente. Seguramente habrá madres chavistas muy dispuestas a ofrecer a sus hijos como ejemplo. Si es por la Revolución estaría justificado. Hace días, la revolucionaria madre que envió una denuncia a Aporrea.org sobre las torturas a las que sometieron a su hija (miembro del PSUV) se retractó para que “no fuera utilizada por la derecha”. La queja desapareció del portal chavista y santas pascuas. Perdón, santo 4F.

Lo que no debería sorprender es la impresión presidencial respecto a que Venezuela está llena de gordos. Aparte de que la obesidad es un problema de salud importante, en su caso la situación se agrava porque entre los psuvecos y satélites menores que lo rodean no debe haber ninguno que no tenga sobrepeso, en muchos casos llegando a la obesidad mórbida (45 kg por encima del peso corporal ideal). Lo curioso es que el Presidente mismo tiene bastantes kilos de más y sin embargo le alcanza la preocupación para darle consejos al resto del país sobre comida sana y ejercicios.

Espero que el presidente Chávez tenga tiempo pronto para darnos “líneas” sobre cómo ahorrar en seguridad (recientemente le aprobaron un crédito adicional por más de siete millones de bolívares “fuertes” para ese rubro, así que tiene el tema fresquito) y en nuestros regalos de diciembre. Por lo pronto en la Asamblea Nacional nos van a eliminar la posibilidad de regalar juguetes bélicos como espadas, AK47, equipos antimotines, aviones de guerra y videojuegos violentos, así que sólo tiene que instruirnos en la búsqueda de gangas en refinerías, ambulancias, generadores eléctricos, tractores, carreteras, maletines y cosas por el estilo.

Esta semana apareció publicada una carta que Paul Haggis, el director de “Crash”, le envió al vocero de la Cienciología Tommy Davis informándole de su renuncia a esa religión. Cerca del final le dice, “Al verte mentir tan fácilmente, me temo que tuve que preguntarme: ¿sobre qué más está mintiendo?". Es una pregunta que los miembros de la secta chavista deberían estarse haciendo desde hace mucho tiempo.

osvmachado@gmail.com

5007583