jueves, 28 de mayo de 2009

Como combatir a Chavez Entrevista // Massimo Desiato, filósofo

TARDE O TEMPRANO LLEGARA LA CONFRONTACION


TARDE O TEMPRANO VA A LLEGAR LA CONFRONTACIÓN EN
VENEZUELA...LAMENTABLEMENTE. "POR FAVOR LEELO CON CALMA,
INDEFECTIBLEMENTE ES CIERTO".




No se pregunte si Manuel Rosales debió o no entregarse.
Pregúntese si usted ya se entregó.
Esa sí es una pregunta seria.

A buen entendedor....



Entrevista // Massimo Desiato, filósofo

"Yo lo que veo es a la República Bolivariana contra Venezuela"

"Ya no crean que la convivencia puede darse a estas alturas. Chávez
puso el juego así, porque así le conviene"

Los más de siete mil kilómetros de distancia que separan al filósofo
Massimo Desiato de Caracas se neutralizan gracias al hilo telefónico.
Con Internet, dice, sigue cotidianamente el acontecer nacional y sus
comentarios demuestran que sí, que está al día.

Ocupado ahora con un posdoctorado en Sociología en la Universidad de
Barcelona (España), Desiato aceptó ampliar la reflexión contenida en
su último artículo de opinión, "Represión, revolución", en el que
sugirió a la oposición diseñar una estrategia para enfrentar la
violencia político-social del régimen y el plan de Hugo Chávez de
mantener al pueblo agitado, pero sólo hasta cierto punto previamente
calculado.

Licenciado en la Universidad de Urbino (Italia), completó estudios en
la Universidad Simón Bolívar. Autodefinido como un hombre de
izquierda, en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) dirigió el
Centro de Estudios Filosóficos. Su último libro, culminado en 2006, se
titula: "Crítica de una revolución anunciada. Un discurso sobre Venezuela".

-¿Cómó se puede "jugar el juego de la violencia con el ánimo de la
paz"? ¿Plantea forzar la barra y precipitar la etapa de la represión?


-Yo no he querido dar la idea de que estoy incitando, no es ese el
mensaje. Es un asunto cronológico. Creo que la situación económica
tarde o temprano va a provocar protestas de todo tipo y entonces el
Gobierno va a comenzar la represión. No estoy diciendo yo que salgamos
a la calle ahora. Lo que sí digo es que vamos a ver cómo torcemos esa
represión, de modo que al Gobierno se le vaya de la mano el aparato
represivo, que haya capacidad de interpretar esa represión para que
ese aparato se vaya desmantelando, porque, supongo yo, dentro del
Gobierno habrá corrientes que no son tan radicales y en una situación
de represión callejera se pudiera quebrar esa unidad que está
mantenida un poco artificialmente por Chávez.

Se trata de no jugar más un juego que el Presidente ya no juega. El
nombramiento de la nueva gobernadora (Jacqueline Faría) es desconocer
los resultados electorales. Ya está reprimiendo, pero lo hace de una
forma que no tiene visibilidad internacional, como sí está pasando con
Tailandia. Chávez se cuida mucho de que no haya ese tipo de violencia
porque lo vuelve visible. El que (Antonio) Ledezma se quede sin sede y
sin presupuesto es un acto violento, pero eso no es reportado por
ninguna noticia en Europa.

-¿Cómo se tuerce esa violencia para restituir la paz?

-No se trata de salir a la calle pacíficamente, tampoco hacer como los
polacos en la II Guerra Mundial, que se lanzaron en una carga de
caballería contra los tanques alemanes. Hay violencia y violencia. En
el desembarco de Normandía los nazis disparaban, pero los ingleses no
lanzaban flores. Pero no se puede decir que la violencia del nazi era
igual a la violencia del aliado -norteamericano o inglés- porque el
aliado buscaba finalizar en la libertad. Ahí la violencia cobra otro
sentido. Lo que yo digo es que ya no crean que la convivencia puede
darse a estas alturas del juego. Y es que el juego está así porque
Chávez lo puso así, porque así le conviene. Parece como si él
estuviera jugando un partido de ajedrez y el rival no se da por
aludido. Incluso cosas simbólicas, como cambiar los nombres, parecen
no tener importancia, pero llamar Milicia Nacional Bolivariana a la
Reserva, ya está diciendo hacia dónde van los tiros. Si se creen que
Chávez se va a ir de Miraflores pacíficamente, están muy equivocados,
él está rodeado de un montón de gente -cubanos, iraníes- que no tienen
la cultura de convivencia de los venezolanos. Esos son los mitos que
hay que eliminar.

-Los liderazgos de la oposición no han reaccionado y el ciudadano
común actúa con aparente indiferencia.


-Yo tengo diez años escribiendo el análisis sociológico del chavismo.
En 2003 yo obtuve, de ciertas fuentes, el programa de Chávez y lo está
cumpliendo paso a paso. Cuando él habla de avanzar en la revolución,
lo que va a hacer es cerrar los espacios que la clase media utiliza:
centros comerciales, clubes, bienes que le dan algún tipo de
significado a ese estilo de vida. A la gente hay que alertarle que lo
que viene es comunismo bolchevique. Hay veinte tipos de comunismo,
pero el que termina dándose en la realidad es el bolchevismo, que es
un comunismo no marxista, leninista, stalinista, que se apoya en el
ejército y que se desarrolla rápidamente en situaciones de escasez.
¡Cuidado! Mientras más haya situaciones de escasez, más le conviene a
Chávez, porque él sabe muy bien que la venezolana es culturalmente una
sociedad consumista. ¿Cómo eliminar el consumismo, que es lo que
impide que la revolución pase del decreto a lo real? Pues eliminando
los bienes que permiten el consumismo. La recesión mundial, que es
cierta, Chávez la va a usar como excusa para la escasez. El Gobierno
va a decir cuáles son los bienes básicos que usted puede tener, bien
porque limita los dólares para importar o simplemente lo prohíbe. Si
hasta ahora a la gente no le ha importado lo político -lo que le pasa
a Ledezma le da igual- sí le importará no poder pasear en los centros
comerciales. Los van a tocar ahí donde más les duele y eso es
violencia también. De allí que la reforma constitucional incluye el
problema del "enemigo interno". ¿Ese quién es?, la clase media. Me
extrañó que en estos días no hubiera protestas y es que si la clase
media se hace la loca otra vez, se acabó lo que se daba. ¡Esto es
Cuba!, pero no la que se está abriendo ahora, no, será la Cuba
castrista, el relevo.

-Se alega como una excusa para la inacción que aún "hay mucho dinero
en la calle".


-Bueno, hay que concluir que eso forma parte de un plan estratégico de
Chávez para que la gente no se dé cuenta. Porque una de dos: o nos
hemos vuelto estúpidos todos, lo que es poco creíble, o hay una
estrategia opiácea para narcotizar a la clase media, haciéndole creer
que la política no es importante. En esto último el Gobierno encuentra
un terreno muy abonado, porque la decepción política es histórica,
pero la gente no se da cuenta que la política defiende lo social y lo
social es el estilo de vida.

-Parte de la sociedad asume una actitud de súbdito ante Chávez. ¿Cómo
se puede sensibilizar a ese sector?

-Hay mucha gente de clase media que está cuadrada con el chavismo por
oportunismo, creen que el comunismo no se va a dar, y ya se está
dando. A esa clase media no la vamos a poder contactar hasta que le
toquen su estilo de vida. Esa gente no se da por aludida porque no
tiene cultura política, están ahí por dinero. El gobierno de Chávez
utiliza la misma estructura clientelar que los gobiernos anteriores
para decirle a la gente: "aquí no pasa nada, esos son los oligarcas
que están paranoicos". El utiliza un esquema cultural muy arraigado
para producir el problema que tú estás planteando: ¿cómo hacer para
que esa gente cobre conciencia?, lo cual muestra que tiene una
estrategia muy precisa.

Dicen: "hay mucho dinero en la calle", pero ellos mismos no llegan al
final de su propio razonamiento, que es: "Mientras haya mucho dinero,
lo que tú adviertes no se va a dar, pero en el momento en el cual no
haya dinero sí se va a dar". (Jorge) Giordani lo dijo, muy ambiguo,
pero lo dijo. Todo está preparado para que el país estuviera
impreparado y entre en un estado de escasez y dentro del estado de
escasez el comunismo se impone.

-¿Qué se puede hacer?

-Dentro de las reglas democráticas, nada. Tarde o temprano va a llegar
la confrontación, pero esa vía es muy distinta si la comienza Chávez o
si la comienza la oposición. Sólo en ese momento la clase media va a
reaccionar y ahí es donde la dirigencia opositora tiene que tener ya
una organización para captar el malestar a la espera de la represión,
porque si espera el malestar para organizarse, pues está perdido el
asunto. Hay que seguir el juego democrático como lo hace Chávez, que
lo usa como fachada, pero preparándose para una confrontación. Hace
ocho años yo escribía sobre los espacios de convivencia cuando se
podía dar, pero a estas alturas hay mucho odio.

-Aquí se viven niveles de violencia física muy elevados, tal vez por
eso la violencia política parece nada.


-Yo hablo de una cosa distinta de la violencia del hampa, de la
violencia verbal, de la violencia no dialógica. La oposición tiene que
prepararse, a la violencia se responde con violencia. Los venezolanos
no podemos hacer como Gandhi. Yo me concentraría en el sector de la
oposición que ya tiene conciencia política para organizar formas de
violencia política propias. A la violencia política invisible hay que
volverla visible. No hay que perder el tiempo en recuperar un sector
de la clase media que debemos darla por perdida por ahora. Se trata de
buscar la unificación de una parte mayoritaria -no necesariamente
numérica, sino la que tiene claridad y compromiso- para organizarse
para los eventos de confrontación que tarde o temprano van a
presentarse. Yo diría: déjense de buscar la unidad imposible y
organícense. Sumaría a quienes tienen el conocimiento, la habilidad,
y, aunque sea una oposición de menor cuantía numérica, que tenga mayor
impacto mediático visible fuera de Venezuela. El asunto es crear una
"agenda-setting" de los noticiarios extranjeros. Hay que ver cómo se
solidifica a la gente que tiene intereses en común, pero que no quiere
perder tiempo en eso de hacer política.

Cada vez que Chávez pierda una elección, va a sacar en la Asamblea
Nacional una ley, una reforma, que aunque parezca legal, no es ética y
hay una ética democrática que impugna esa legalidad. Desde afuera yo
lo que veo es a la República Bolivariana contra Venezuela.

-Me decía que Chávez tiene gran conocimiento de la antropología
cultural del venezolano. Él ha exacerbado las peores pasiones y las
usa en su beneficio.


-Lamentablemente él ha puesto el partido en ese nivel. Si él manipula
las pasiones de esa forma, nosotros no podemos responderle con
esgrima.
Habrá que estar preparados para manejar también ese tipo de política.
Por ejemplo, retomar el orden educativo por otros caminos, en donde la
polis sea lo prioritario, la polis entendida como habla dialógica. Eso
es algo que la oposición tiene que plantearse, la pregunta es cómo se
lo plantea cuando Chávez amenaza con lanzarse la Ley de Educación y
ahí de polis no hay nada. Lo que hay es comandante con "c" mayúscula
en los libros de texto. Eso es una ofensa a cualquier ciudadano porque
él no es el comandante, él es el Presidente y está al servicio de
todos y de la República.



"El comunismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia,
la prédica de la envidia, y su virtud inherente es la distribución
igualitaria de la miseria".
Sir Winston Churchill

"El odio es la venganza del cobarde".

------------------
Elegimos a un presidente, no a un caudillo, ni a una figura paternal para Venezuela. De Venezuela padre, madre e hijos somos todos.

1 comentario:

Yalodijoelchivo dijo...

Massimo Desiato ha hecho un aporte filosófico invalorable, con su libro “Construcción social del hombre, y acción humana significativa” uno de cuyos pasajes se titula “la existencia humana como llamada y tarea” el cual a través de un GRAN filosofema llamado “el sistema simbólico” invita a una actitud auténtica ante la vida, capaz de replantear la problemática partiendo de lo básico y elemental, sin tener en cuenta los condicionamientos sociales, políticos y culturales, ya que estas son variantes subjetivas. Lo básico y elemental, es mantenernos saludables, tener alimento y agua. Luego viene la moralidad del ser humano, ya que la felicidad es también algo básico y elemental y NECESARIO. Mi punto es que: la corrupción de Chavez (un elemento que distorciona la sociedad y por tanto nuestra moral y felicidad) en realidad no es un problema; es un sintoma del problema. Ahora el PROBLEMA es un tema muy extenso para este comentario, solo diré que la crisis; es una crisis de conciencia, y no solo pasa en Venezuela, pasa en todo el mundo. Pero lo que si digo es esto: una vez que caiga Chavez de un modo u otro, la idea de progreso seguirá en detrimento, y la sociedad plena e igualitaria que DEBERIAMOS aspirar todos los humanos estará aún lejos de alcanzar, ya que mientras la base de nuestra sociedad sea el sistema monetario; la corrupción formará parte fundamental de igual manera. Por eso me extraña significativamente que este filósofo Venezolano que escribió ese libro tan importante, tenga esta opinión a cerca de la solución a nuestros problemas socioculturales; solucion que no ataca la raiz del problema. Los invito con todo mi corazón a que vean los documentales Zeitgeist, sobretodo el 2 Zeitgeist addendum. es informacion valiosísima para el progreso de la humanidad, y para entender la raiz de los problemas políticos, sociales y culturales de EL MUNDO. y sobre todo; para entender como funciona el sistema o sociedad en que vivimos, cosa que muy pocos conocen, porque es una verdad que los medios se empeñan en callar. mi mail es: Guturalvoiceinmyhead@hotmail.com