viernes, 4 de mayo de 2012

CONEXIÓN LENTA: Internet en Venezuela: costoso y sin opciones SOCIALISMO PURO
Esta noticia ha sido leída 2837 veces
A pesar de que el número de suscritos a los servicios de Internet en el país sigue ascendiendo, impulsados por las conexiones de Internet móvil, que ya alcanzan más del 40% del total de accesos, la velocidad de conexión del país es una de las más lentas del mundo y, además de ello, el costo de esas conexiones está situado entre los más caros del mundo. Un estudio desarrollado por NetIndex.com, página hermana del medidor de velocidad SpeedTest.net, que usa la mayoría de los usuarios que quieren saber cómo está la conexión en su hogar, oficina, entre otros, destacó que Venezuela ocupa el puesto 150 de 174 países (análisis constante desde noviembre 2009 hasta mayo 2012) en el mundo en cuanto a la velocidad de conexión que ofrecen los proveedores de servicios a sus clientes y, en la región, sólo está por encima de Perú, que está en el puesto 163 y Bolivia, ubicada en el último puesto del ranking.

En el país, el promedio de velocidad de descarga de todos los proveedores alcanza 1.68Mbps, siendo Inter el proveedor de servicios que ofrece la mejor conexión con una velocidad promedio en todo el país de 3.96 Mbps de descarga y Cantv se ubica como la peor en su oferta con un promedio de velocidad de descarga de 0.69Mbps.

En el caso de las móviles, la mejor situada con su oferta es Movistar, con un promedio de descarga, según NetIndex.com, de 1,31Mbps y la de menor calidad Movilnet con 0.48Mbps de velocidad de conexión. En cuanto a la velocidad de subida (upload), NetUno ocupa la mejor posición, con una velocidad promedio de subida de 1.04Mbps y la peor situada es Supercable con 0.25 Mbps (256kbps).

En esa misma línea, el estudio, que mide de forma constante (cada vez que un usuario usa la herramienta para medir su velocidad, la información se incluye en una base de datos) una serie de parámetros, también destacó que, en el caso del precio, el Mega bit por segundo en Venezuela está ubicado en la última casilla de unos 64 países estudiados, lo que refleja que los venezolanos pagan más, en promedio, por cada mega que tienen disponible de sus proveedores (los pocos que pueden ofrecer más de 1Mbps) en comparación con cualquier otro usuario en decenas de países.

Así, en Venezuela, según el estudio, el precio promedio de un Mbps es de 47,17 dólares, mientras que en Bulgaria, el más económico, el mega cuesta menos de un dólar ($0.62). Comparados con la región, Argentina es el país más económico, con un costo aproximado de $9.74 por cada Mbps, seguido de Chile con $11,11, México $12,40 y Colombia $14,78. Si se compara a Venezuela con el segundo país más costoso de la región, que es Colombia, los venezolanos, en promedio, pagan tres veces más por cada Mbps que consumen, pero también es importante hacer notar que, por ejemplo, en el caso de Inter, que desde hace un año está ofreciendo 10Mbps, el precio de cada Mega de la empresa se ubica en un aproximado de 5 dólares (por debajo del más barato en la región, pero es sólo un proveedor), lo que refleja que, si las empresas comienzan a competir en mejorar la velocidad de su conexión a los usuarios, es probable que el promedio por cada mega baje de forma agresiva.

Sin embargo, en Venezuela los usuarios de servicios no sólo padecen de ofertas de sus proveedores, con algunas excepciones, realmente escasas (sólo Inter maneja hoy servicios de entre 2Mbps y 10Mbps), sino que, además, la conexión real en el hogar es, en la mayoría de los casos, por lo menos 30% menor a la oferta que presentan. A ello debe sumarse el número de proveedores que existen, poco menos de cinco para servicios residenciales de banda ancha fija (Cantv tiene más del 80% del mercado), lo que ha permitido que los proveedores móviles se hayan convertido en la salvación de miles que, por la zona de ubicación en la que se encuentran o por un desinterés del proveedor fijo para llevar servicios hasta su hogar, tomaron la decisión de usar una conexión móvil, que se desarrolla para usos puntuales y no conexión permanente, en su acceso fijo en el hogar, contribuyendo con el impacto de las redes móviles en el país.