jueves, 6 de mayo de 2010

Repudian agresión presidencial
El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa rechazó la agresión verbal del presidente Chávez a la periodista Adriana Núñez Rabascal, de Televen, el pasado domingo





El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa emitió un comunicado que rechazó la agresión verbal y psicológica del presidente Hugo Chávez a la periodista Adriana Núñez Rabascal, quien presta sus servicios a la televisora Televen, y quien formulara tres preguntas al jefe del Estado el pasado domingo que no fueron de su agrado.

Comunicado

El domingo 02 de mayo, la andanada presidencial, cargada de acusaciones y amenazas, recayó sobre la joven reportera del canal Televen, Adriana Núñez Rabascal. Ella inquirió sobre:

-Las áreas específicas del país donde el personal cubano desarrolla labores en Venezuela, dada la admisión días antes, por parte del mandatario, de la presencia de ciudadanos de ese país en las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas.

-La Creación de un "Parlamento Comunal" que eventualmente pudiera sustituir a la Asamblea Nacional

-Y por qué no hacer extensivo a todos los trabajadores venezolanos el incremento salarial del 40% aprobado para los militares, como lo había planteado exigido el 1 de mayo la CTV.

El Presidente, quien ofreció la rueda de prensa tras ejercer su voto en las elecciones internas del PSUV, que también dirige, estimó impertinente la consulta y reclamó a la reportera que no le hubiera preguntado sobre el proceso comicial, cosa que él mismo habría hecho de ser el periodista, explicó. Acto seguido y obviando en todo momento el fondo de los cuestionamientos, acusó a la reportera de actuar según dictámenes de los dueños del canal Televen, a quienes señaló de, supuestamente, haber sido partícipes de acciones golpistas y de representar los más oscuros intereses antinacionales. A los ojos del ciudadano Presidente, la periodista sería la vocera de “los intereses de la burguesía”

Desde el SNTP, una vez más, le decimos: Señor Presidente, respetuosa pero firmemente protestamos y condenamos el que cada vez que un reportero, dentro o fuera del país, trate de indagar sobre situaciones que son de interés público y que dependen directamente de su gestión, reciba su respuesta iracunda.

Debemos recordarle, Presidente Chávez, que en ese su discurso descalificador y estigmatizador, encontramos la causa primigenia de los más de mil actos violentos, provenientes de agentes de su Gobierno o de sus parciales políticos, dirigidos contra periodistas y medios de comunicación en Venezuela en los últimos diez años, lo que ha colocado a la libertad de expresión e información en minusvalía.

Lamentamos este nuevo episodio, que ojalá fuera el último durante su Gobierno. Le reiteramos nuestro llamado a la reflexión. Nos solidarizamos con la joven colega Adriana Núñez Rabascal, quien fue en todo momento respetuosa e hizo gala de entereza, dignidad y profesionalismo aleccionadores. El resto de los venezolanos, como ella, nos quedamos esperando, Presidente, su respuesta a esas tres preguntas.

La opinión pública venezolana ha vuelto a presenciar, desde el mismo escenario que en varias ocasiones , la respuesta airada, irrespetuosa e impropia, que el ciudadano Presidente de la República, Hugo Chávez Frías, dio a una periodista venezolana quien, en pleno ejercicio de su labor profesional y en una de las escasísimas ocasiones en las que el mandatario está disponible para ello, lo consultó sobre tres temas de preocupación nacional.