miércoles, 27 de enero de 2010

El salario mínimo y la inflación

El salario mínimo y la inflación

Vie 22/01/2010 - 08:14
salario y canasta.jpg
Por:
Atilio Hernández R.
Notas Laborales

La inflación, entendida como una elevación general de precios, expresa el desajuste entre la demanda y la oferta de bienes y servicios. Si no hay una oferta de bienes y servicios suficientes para satisfacer la demanda de esos mismos bienes y servicios, los precios suben. Por supuesto, en perjuicio tanto de los trabajadores como de los consumidores en general.
Venezuela exhibe hoy día, no sólo un nivel de inflación de los más altos de Latinoamérica, sino del mundo.

La inflación termina expresándose en una devaluación de la moneda. En un régimen de control de cambios, esta devaluación monetaria no se expresa en el llamado tipo de cambio oficial, sino en el mercado paralelo o negro y en ese mercado intermedio que se conoce como permuta a través de la venta de bonos de la deuda pública que emite el Estado venezolano para maximizar los bolívares que recauda a través de los dólares que provienen de las exportaciones petroleras de PDVSA. En un régimen de libre cambio, el mercado negro se hace legal y define el valor de una moneda nacional respecto de otra distinta como en el caso del bolívar frente al dólar.

Como dice el profesor de la Universidad de Carabobo Héctor Lucena en su blog, hasta 1.974 la inflación venezolana osciló entre 1 y 4 %. Es a partir del boom petrolero de 1.975 en tiempos de Carlos Andrés Pérez cuando la inflación se desmanda superando los 2 dígitos y oscilando entre 20 y hasta 60% durante las últimas 4 décadas. (www.hectorlucena.blogspot.com).

Para ajustar los salarios y morigerar los efectos de la inflación sobre la economía familiar de los trabajadores tanto la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela como la Ley Orgánica del Trabajo establecen la fijación del salario mínimo nacional el cual debe tomar como referencia la cesta básica de alimentos y demás bienes y servicios de consumo masivo. Según el Instituto Nacional de Estadísticas, la llamada canasta básica normativa que incluye gastos de transporte, vivienda y salud hoy frisa en los 2.000 bolívares, calculada en base a los precios regulados. Según el CENDA, frisa los 4.000 bolívares calculados en base a los precios de los automercados y de la economía no regulada. .

El aumento decretado por el Presidente Chávez de 10 % efectivo al primero de Marzo, más 15 % al primero de septiembre del 2010, representa un incremento del 25 % que no alcanzará a compensar la inflación que los más conservadores estiman superior al 40 % de aumento promedio de los precios.
Con ese 25 %, el salario mínimo se situaría en septiembre en 1.223 bolívares mensual. Si se agrega la cesta ticket, el ingreso no alcanzará a cubrir el consumo básico de los trabajadores.

Este año 2010 será escenario de luchas salariales compensatorias que deseamos se resuelvan por la vía del dialogo social entre empresarios, gobierno y trabajadores.
E-mail: notaslaborales@gmail.com
Celulares: 0416-732 9924 y 0414-341 3641