sábado, 12 de junio de 2010

Conozca la columna de opinión que originó la inhabilitación del periodista Francisco Pérez

Conozca la columna de opinión que originó la inhabilitación del periodista Francisco Pérez

http://www.derechos.org.ve/derecho-a-la-libertad-de-expresion-e-informacion/conozca-la-columna-de-opinion-que-origino-la-inhabilitacion-del-periodista-francisco-perez-4513

Enviado por investigacion en Viernes, 11 de Junio de 2010 – 9:41 PM Sin comentarios

Francisco Pérez

Francisco M. Pérez

CIEN POR CIENTO. A medida que pasan los días trascienden nuevos capítulos de la situación portuaria regional. Verdades y mentiras acumuladas, versiones reales e irreales de los hechos. Ahora mismo se acaba de recordar que los grandes y mejores almacenes que estaban operados por la firma Conacentro, regentada por los Römer, ocupando espacios privilegiados en la zona portuaria del vetusto como del moderno sistema de muelles de Puerto Cabello, no fueron vendidos al grupo Mackled durante el gobierno de Acosta Carles, sino que fue una concesión, negociada y materializada en 1992, en la administración del primer Salas, que luego, con un desembolso de 12 millones de dólares, entregados en billetes verdes, en operación mercantil legítima que tuvo como supuesto intermediario a un ciudadano de nombre y apellido Esteban De Sousa, fue que cayó en poder de los Mackled, a mediados de la década del 2000, según documentos autenticados y registrados. Desde entonces este atractivo negocio está bajo control del grupo árabe, con ganancias mensuales de más de 20 mil millones de bolívares de los viejos, lo que justificaría y daría origen y legalidad a la fortuna incautada y confiscada por la ONA. Al gobierno regional anterior -el de Acosta Carles- estando Genis Vargas en la presidencia del IPAPC, le tocó revisar y prorrogar la concesión de los almacenes, y lo hizo por 20 años más, permitiendo la consolidación y crecimiento exponencial del mismo grupo Mackled en el movimiento portuario. ¿Verdad o mentira? La información actualizada estaría bien guardada en La Guaira, en archivo militar.

BUENAS NUEVAS. Ayer tuvo que haberse producido un encuentro de alto nivel pautado entre el alcalde de Valencia, Edgardo Parra y el general comandante de la Guarnición Militar, Cliver Alcalá, pautado para fijar estrategias comunes sobre el futuro local de la revolución chavista, en la óptica de ambos personajes. La reunión con escasos testigos de lado y lado, estaría enmarcada en los movimientos del ajedrez político del oficialismo, en el que afloran tres corrientes regionales definidas, en clara sintonía con las tendencias nacionales. Parra, ahora con fuerza propia apuntalada desde la posición de gobierno que ejerce, un sector del buró regional del PSUV que apunta hacia Francisco Ameliach, y el que estaría alineado con Alcalá, compañero de promoción de Diosdado Cabello, quienes, por cierto, se mascan pero no se tragan. Así andan las cosas, apreciaría el chivo debajo de sus mostachos.

BUENAS NOCHES. El Concejo Municipal de Valencia, dominado desde hace años por el chavismo radical, se propone en las próximas horas sacar a concurso la designación de un nuevo contralor, tomando como fundamento que José Miguel Martínez tiene 8 años ejerciendo estas funciones con carácter de interino, en cuyo lapso no habría adoptado ninguna decisión de fondo sobre las actuaciones de la anterior administración encabezada por Paco Cabrera, y menos en los cuatro meses del alcalde Parra. Ellos son rojos y se entienden.

PLOMO LIVIANO. Un sector de los tantos que hacen vida activa en el seno del PSUV en Carabobo presiona y se rompe las vestiduras tratando de forzar la salida de Agustina Chirinos como directora de OPAC en la Alcaldía de Valencia, ignorando que esta dirigente popular se comió las verdes como jefa de campaña a favor del triunfo de Edgardo Parra en la parroquia Miguel Peña. Empero, la señora Chirinos se mantiene enraizada soportando los vientos huracanados provenientes de su propio partido, aunque el fuego sigue por dentro y en estos momentos se aviva en los predios del alcalde Parra, tanto que en el partido de gobierno, en jugada maestra del diputado Carlos Escarrá, se quiere la cabeza del burgomaestre, bajo la acusación de haber endosado todo su poder y representación a su hijo Edgardo y en su propia esposa Emilia, que serían los que pagan y se dan el vuelto en la alcaldía.

CALIBRE GRUESO. A estas alturas del proceso revolucionario todavía no se le ha encontrado explicación y nada que justifique el allanamiento y ocupación militar que se hizo meses atrás de las instalaciones comerciales de Super Autos Carabobo en el Paseo Cuatricentenario, vía Guataparo, pues los dueños del negocio son personas de reconocida reputación económica y social en el país, comenzando por Migdalia García, una profesional de alta valía, ex diputada en el antiguo Congreso Nacional, y cuyo único delito pudo haber sido darle apoyo incondicional al general Acosta Carles para que ganara la gobernación de Carabobo, siguiendo los lineamientos del presidente Chávez, quien lo trajo para Valencia como jefe del Coredos y más tarde lo impuso como su candidato para la gobernación.

TIRO AL BLANCO. En las próximas horas las juezas Mauricia González, titular III del Tribunal ejecutor de medidas, y Ligia Rodríguez, del tribunal séptimo de municipios, pedirán una averiguación penal en fiscalía contra los abogados Rafael Pérez Castillo y el Chino Infante, a quienes responsabilizan de estar presuntamente alentando una campaña de difamación en contra de sus actuaciones como administradoras de justicia. Evacuadas las diligencias pertinentes y si se establecieran causales para juicio, las dos damas procederán a demandar a sus colegas, ambos al parecer comprometidos con el chavismo, de manera que suban al estrado, convictos y confesos.

MANOS ARRIBA. Absurda la muerte del estudiante de la UC. Vásquez trataba de mediar entre dos grupos armados que luchaban por la supremacía, utilizando la violencia como método de lucha, cuando una bala le segó la vida, al margen del proceso electoral que se cumplió ese día aciago. Todo lo que se diga alrededor del crimen sobra, a no ser las voces demandando el cese de los extremos, en lo cual corresponde a la fiscalía, al Cicpc y al mismo Alcalá Cordones actuar con diligencia para esclarecer lo ocurrido y castigar a los culpables. A las autoridades de esa casa de estudios y a toda la comunidad estudiantil les conviene que la verdad salga a relucir para desenmascarar muchos rostros.

¿A la suerte de un indio bravo?

El gobernador Salas exhibe sin complejos su nuevo loock. Se nota que ha enflaquecido sin flaquear y menos sin dejar de comer las veces que es necesario. Algunos lo ven desaliñado y pálido, pero no por miedo o sin gustos. Su voz no retumba como la de Pablo Pérez en el Zulia, pero su verbo se hace sentir con la misma vehemencia, sin tocar los extremos de la estridencia. No grita, como lo haría cualquier mortal que se encuentre acorralado y amenazado por el terrorismo. Prefiere resistir sin entregarse. Le falta la madurez política que le sobra a Pérez Vivas en el Táchira o la cultivada por el alcalde mayor Antonio Ledezma en la Gran Caracas. Apela, por el contrario, a la prudencia de su tocayo Enrique, sin ache, en Miranda y la frialdad playera de Morel Rodríguez, por allá en la isla. Sabe y le consta que de un momento a otro será avasallado y atropellado por órdenes de Chávez, quien no le perdona haberle puesto una morcillera a su pataruco Mario Silva, y que menos le acepta que ignore y subestime el coraje y la valentía de Alcalá Cordones cuando tiene por detrás el apoyo de un pelotón de fusileros. Está preparado para enfrentar la arremetida que anda a la vuelta de la esquina, en las manos pulcras, aunque con malolientes del Contralor Russian o detrás de los ojos solapados de la Fiscal Ortega Díaz. Recoge y acumula las experiencias de Manuel Rosales para convivir con la injusticia y alimentarse de la esperanza, igual como lo hizo en su momento Capriles Radonsky siendo alcalde de Baruta, entonces obligado por la fuerza y la ignominia a pernoctar largo tiempo en los sótanos del Helicoide. Es cierto y notorio que no ha hecho alharaca con el despojo arbitrario del puerto de Puerto Cabello, patrimonio de los carabobeños, ni por la ocupación abusiva del aeropuerto Arturo Michelena, obra y gracia de Oscar Celli en su paso por la gobernación, pero eso se entiende como herencia de un comportamiento familiar, cargado de abolengo y armonía, o de una conducta política, nacida y basada en la suerte y la oportunidad. Lo importante ahora, en la actual coyuntura, es que reaccione y lidere las acciones de un pueblo unido, con ganas de tomar la justicia por su cuenta, cansado de tropelías en contra de sus legítimos derechos que se ganó con sudor y sangre, con sacrificio y trabajo, al grito de libertad y democracia. Las huestes de la barbarie y la destrucción cada día están más cerca, llevándose por delante cuanto encuentran en su camino, tiñendo de rojo sangre todo lo que tocan, saltando sobre el estado de derecho, las leyes y la propia Constitución, y es en estas circunstancias de emergencia, que el gobernador no se puede aislar, ni sus conciudadanos permitir que sea arrollado. Manos a la obra, diría Carlos Andrés Pérez, o disparen primero y averigüen después, en boca de Rómulo Betancourt, en medio de situaciones similares y frente a los mismos sediciosos de la historia. Angel Chacón se encargó de plasmar la imagen, en la hora de Rosalinda, reclamando los corotos.

efeemeperez@yahoo.com

http://www.el-carabobeno.com/p_pag_hnot.aspx?art=a300309b03&id=t300309-b03